Parking en aeropuertos

Gestión de parkings de aeropuertos

Los aparcamientos de vehículos en los aeropuertos son servicios de custodia que suponen una ayuda para la movilidad de sus usuarios además de una comodidad. En ellos, se puede encontrar plaza en unos espacios que se definen por una alta concurrencia de vehículos o por congestiones de tráfico en horas y días puntas.

Los aparcamientos aeroportuarios ofrecen sus plazas muy cerca de las terminales de pasajeros y con medios para hacer más fácil la circulación de equipajes pesados y voluminosos.

Sin embargo, el crecimiento de las áreas aeroportuarias, la diseminación de las terminales, la competencia entre parkings, las de los coches del alquiler y hasta el traslado de los parkings lejos de las zonas de embarque han obligado a las empresas que gestionan estas áreas a ofrecer servicios con valor añadido que mantienen los niveles de comodidad y de movilidad de unos pasajeros siempre apremiados de tiempo y con poca o ninguna información previa sobre las áreas del aeropuerto.

Las empresas que gestionan los parkings en los aeropuertos han generado valor añadido compitiendo con nuevas fórmulas como las de los valet parking, los parkings express o los servicios para aparcamientos de largas estancias (Mas información sobre las tipologías de parkings en aeropuertos en esta web de reservas de parking en el aeropuerto de Madrid Barajas – www.reservarparking.com). Fórmulas que intentan respaldar en los servicios del tierra el incremento del número de pasajeros del transporte aéreo que, según las previsiones, no dejará de crecer en los próximos años.

Valet parking

Valet parking es una fórmula de aparcamiento en aeropuertos con valor añadido que está tomada de otros servicios de aparcacoches en eventos y lugares con excelencia. Se trata de aparcamientos en aeropuertos que cuentan con personal dedicado que trabaja como aparcacoches.

El cliente sólo tiene que acceder al punto de acceso de la zona de parking y un miembro del personal del aparcamiento lo aparca en un lugar libre. A cambio se le entrega un resguardo o una identificación equivalente que le servirá al usuario para recuperar su coche en el mismo lugar de la entrada y cuando vaya a dejar las instalaciones.

Las ventajas de los valet parking están del lado de crear comodidad para el usuario del aparcamiento que no tiene que dar vueltas buscando la plaza de aparcamiento libre, ni circular entre los pisos del parking para localizar el espacio de parking disponible de una forma casi aleatoria. Una ventaja añadida llega con los días de mal tiempo, con lluvia o frío, el cliente no tiene que ir y volver a la plaza para dejar su coche y exponerse a la intemperie.

Los grandes estacionamientos de los aeropuertos reducen así la circulación en el interior de los viales de los parkings mejorando la eficiencia del acto de aparcar y ofreciendo un servicio al cliente que como viajero puede no estar familiarizado con las instalaciones del parking aeroportuario.

Aún más, los aparcacoches aparcan con más cuidado en las zonas reservadas, centrando los vehículos entre las líneas habilitadas, con lo que también se consigue una eficiencia en los parkings que no siempre respetan los usuarios.

La mayoría de los aparcacoches conocen las marcas y los modelos de automóvil y están familiarizados con sus características. En lo que se refiere a la seguridad, algunas marcas de coche ofrecen a sus clientes unas valet keys, llaves para poder poner en marcha los coches y para poder aparcarlos pero que no se pueden usar ni para abrir las guanteras ni los portabultos. Con ello, se impiden los robos ocasionales.

Una tendencia de los valet parkings es ampliar sus servicios de aparcacoches hasta incluir los parkings de los hoteles que están situados en las zonas cercanas a los aeropuertos y en los que se alojan tripulaciones, pero también viajeros de negocios.

El parking express es una alternativa al valet parking que consiste en ofrecer a los usuarios de los aparcamientos un servicio de transporte para trasladarse de los aparcamientos de los aeropuertos a las terminales de vuelo y viceversa.

Se trata del uso de pequeños microbuses en los que los clientes se mueven y que tienen paradas regulares en las instalaciones clave de los aeropuertos. Estos servicios están disponibles en los aeropuertos internacionales más grandes y en los que por sus características han establecido zonas de aparcamiento en áreas periféricas mal conectadas para moverse a pie o que resultan muy distantes o incómodas para circular a la intemperie.

El transporte en microbuses incluye alguna bebida gratuita a bordo, la prensa del día también gratis, el traslado del equipaje a la terminal y al coche en el aparcamiento y sistemas de asistencia a minusválidos.

Un servicio también con valor añadido en los parkings de los aeropuertos son las áreas de aparcamiento para largas estancias. Parkings especialmente indicados para viajeros que dejan sus vehículos particulares en los parkings aeroportuarios al volar hacia otros destinos, que los estacionan para recuperarlos a su regreso y para tiempos de estancia más largos. De semanas, o incluso meses.

La mayoría de los aeropuertos custodian estos vehículos en áreas segregadas, diferentes de los lugares donde aparcan los coches para estancias cortas. Espacios en los que los vehículos suelen estar mejor protegidos de los agentes atmosféricos y que pueden afectar a chapas, carrocerías e interiores.

Las tarifas de aparcamiento para vehículos en estancias largas bonifican los lapsos de aparcamiento que están fuera de los precios habituales por horas o por días y los de los plazos cortos de estacionamiento.

Valet parkings, parkings express o aparcamientos para largas estancias para racionalizar los servicios en tierra de un transporte aéreo cuya popularidad global y masiva está despegando.