Mantenimiento informático en la empresa constructora y estudios de arquitectura

Uno de los grandes problemas con los que tienen que lidiar las pequeñas empresas consiste en dar solución a tareas que no son propias de su actividad pero que necesariamente se han de realizar para que no se interrumpa el proceso de trabajo. Dos de esas tareas rutinarias dentro de cualquier estudio de arquitectura o las empresas constructoras son el mantenimiento informático y la gestión documental (facturación, clientes, gestión de la calidad, etc.). La gran mayoría de los estudios cuentan con entre 1 y 10 personas trabajando en áreas técnicas relacionadas con la arquitectura, es verdaderamente complicado contar con más personal dedicado a la gestión de la documentación o el mantenimiento informático, y es en este punto donde la externalización de servicios ayuda a la microempresa.

Antiguamente estos servicios debían prestarse obligatoriamente de forma presencial, pero con la aparición de la tecnología de cloud computing han surgido herramientas como por ejemplo la de mantenimiento informático con R2 Tecnio que facilitan enormemente el mantenimiento informático para empresas de prácticamente cualquier tamaño. Este es el camino en el que están trabajando actualmente los desarrolladores de empresas más innovadoras en programación informática.

La gran aportación de la gestión desde la nube en relación a cómo se hacían antes las cosas, consiste en que ahora podemos conectar nuestro ordenador directamente con nuestro proveedor del servicio para solucionar cualquier incidencia que se produzca a lo largo de nuestra jornada laboral. Tiene la ventaja de no necesitar  en plantilla a un técnico informático para las labores de mantenimiento y por otra parte ganamos en tiempo de respuesta respecto al servicio de mantenimiento informático externalizado tal y como se concebía anteriormente, es decir….llamada al técnico de turno y espera hasta que se pudiera desplazar a nuestra oficina para solucionarnos el problema.

Todo gestor de empresas sabe lo que supone perder una mañana de trabajo por no tener el ordenador a pleno rendimiento o simplemente parado…no se para solo el ordenador sino también el técnico que está haciendo su trabajo, y en el peor de las situaciones, el parón puede afectar a todo el equipo del estudio. Es importante disponer de un servicio técnico informático que solucione las incidencias lo antes posible y no tener que esperar hasta que puedan desplazarse a tus oficinas.