Construcción en madera de cenadores, pérgolas y porches para el jardín

cenador de madera

Este artículo está dirigido a todo el que tiene alguna duda sobre cuál es la mejor opción para su jardín.

Antes de nada comentar la diferencia que hay entre cada uno de ellos.

La pérgola consiste en la estructura básica compuesta por vigas, pilares y travesaños. Las pérgolas e se suelen acompañar con un toldo para proteger del exceso de luz en verano. Las pérgolas pueden situarse anexas a la vivienda o independientes de ella en el jardín o en un parque (en la siguiente referencia podéis ver un extenso catálogo con fotografías de pérgolas clasificadas en función del material con el que se han construído)

Un porche es siempre una estructura “pegada” a una de las fachadas de la vivienda. A diferencia de la pérgola, el porche presenta una cubierta que normalmente se termina con teja cerámica. Es una de las estructuras más demandadas, no solo por la utilidad de protección que ofrecen sino porque en muchas ocasiones se terminan con un cerramiento de cristal para poder aprovecharlos al máximo en todas las épocas del año.

Los cenadores, son estructuras para el jardín que por lo general constan de una cubierta permanente, es decir, están techados, y la única diferencia con el porche es que se disponen de forma independiente de la fachada de la vivienda, es decir, se sitúan en jardines o parques sin dar continuidad a una vivienda.

Con todo esto, ¿cuál es la mejor solución para nuestro jardín?.

Si lo que estamos buscando es incrementar el espacio útil de la vivienda, necesitaremos una estructura pegada a la fachada de la casa. Podrá ser un porche o una pérgola, y el principal criterio de decisión en este caso es si queremos que esté techado con una cubierta fija o no.

Si el porche se sitúa frente a algún acceso a la vivienda, tendremos una considerable pérdida de luz en el interior. Una buena solución a esta situación es disponer ventanas tipo Velux en la cubierta, o preparar una cubierta transparente o translúcida con planchas de policarbonato. Si nos molesta el exceso de luz en verano…., siempre se podrá poner un toldo bajo la cubierta de policarbonato.

La otra opción posible es la instalación de una pérgola. En este caso, no tendremos perdida de luz, y la cubierta es retráctil, eso sí, no protege de la lluvia con la misma seguridad que un porche.

Ya ha quedado clara la utilidad de las pérgolas y de los porches, ahora nos vamos al interior del jardín, aquí la libertad creativa es absoluta a la hora de diseñar nuestro cenador.  Podemos incorporar cubiertas de un agua y hasta 12, a partir de que el cenador toma una estructura hexagonal se le suele denominar gazebo.

Bien, y ¿cuál es la solución más económica?

La respuesta depende de varios factores, pero en lo que a madera se refiere, la pérgola es la más económica de las tres estructuras, luego el porche y después el cenador como la opción más cara, pero… si a la pérgola le añadimos algún que otro toldo, el precio final puede ser tanto o más cara que la construcción de un cenador o de un porche.